mi eleccion es la vida

Publicado en por paheba

http://t0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRitD5X6p4xz4_dgDOITJ6oPnr_HNGD-shZe0EizdJBJrzgOFx6p2rpqF19cwDespués de estos días pasados, que siento han marcado mi vida de diferentes maneras.

Primero enseñándome en el dolor quien es quien en mi vida.

Luego pasando los días las herida físicas y emocionales van sanando lentamente, pero van sanando cicatrizando cerrando.

Nunca me imagine vivir algo así aun cuando el Dr. me había comentado los riesgos yo los asumí. Y creo fue lo correcto

Cada uno resuelve los problemas y los conflictos como cree que puede manejarlo o como siente que es mejor.

Pero he aprendido y vuelvo a confirmarlo que cuando le damos la cara y hacemos lo correcto siempre es mejor el resultado es diferente.

Cuando me dio el Dr. La alternativa de abortar, por todos los riesgos que implicaban,  puse en balanza conociéndome si era algo que podía manejar o no. Pensé en el mañana en el momento de despertar y pensar que yo conscientemente  había matado, había decidido terminar con una vida.

Como serian mis respuestas en el triangular. Ya no podría decir que no he matado no podría decir que no he causado dolor a un ser inocente.

Como enfrentar por la noche mi conciencia y decir que todo esta bien y que e cumplido como ser humano.

Los riesgos por muchos que parezcan siempre existen.

Nunca le he dado la vuelta

A nadie le e otorgado el permiso de cuestionarme, o de juzgarme. Yo no juzgo ni critico ni cuestiono a los demás. Así que nadie tiene permiso para hacerlo y si lo hacen no es problema mio yo sigo adelante.

Sucedió, no logre tener a mi pequeño Gabriel mi angelito. Pero no fui yo quien lo decidió y eso me da tranquilidad, me causa dolor porque en este tiempo éramos el y yo y lo ame y lo amo.

A pesar de lo mal que se pusieron las cosas y el dolor físico me queda la tranquilidad de haber hecho y dado todo por el.

Y luego el apoyo incondicional a pesar de todo de Moisés, que estuvo segundo a segundo conmigo y con el Gabriel.

El cariño de los amigos cercanos y la preocupación de todos eran evidentes. Pero yo había tomado una decisión. Dar la cara y luchar por la vida de mi hijo. Mi hijo GABRIEL.

Ese pequeñito que aun cuando solo se gesto como un sueño por poco tiempo me dejo marcada de por vida.

Una herida de amor, una cicatriz en el alma. Un sueño una esperanza que se desvanecen en la nada.

Cuando en esos minutos sentí el dolor de las contracciones y sabía que no era el tiempo, que aun no era el momento. Supe que lo había perdido.

Y cuando vi como se desprendía de mi cuerpo mi alma se iba con el.

Por un momento creí desvanecerme y sentí que me iba con el. Pero por un momento pude decidir y quise y pedir al cielo quedarme por mis pequeños.

Afortunadamente ellos descansaban en los brazos de Morfeo y no se dieron cuenta de nada.

Moisés desesperado me llevo al hospital, lleno de angustia y de dolor. No puedo imaginarme todo lo que sintió en esos minutos. De madrugada manejando como loco sin saber si en un rato el iba a estar solo en la vida con sus pequeños. Como les diría que su hermanito no nacería y que probablemente se quedarían sin mama.

Afortunadamente el Dr. Ya nos estaba esperando, la cara del Dr. Se veía cansado y preocupado, el  anestesiólogo mas, no quería atenderme cuando vio la cantidad de sangre que había perdido, el Dr. lo convenció y fue en el momento de entrar al quirófano en que perdí la conciencia, pero ya estaba en buenas manos. De ahí todo fue muy rápido y no recuerdo nada.

Solo recuerdo el mismo sueño que tuve en esos momentos y que en días pasados había tenido a mi abuelo Jorge, a mi mama y mi tita Olga diciéndome que preparara mis maletas para irme con el. Y nuevamente le dije que no podía irme de vacaciones.  Tengo que quedarme y estar bien por mis hijos.

Se perdió una vida pero no perdí mi vida es tiempo de seguir adelante, es tiempo de continuar y aprender la lección de vida.

Yo decido vivir, y en su tiempo en su momento abrazare  a mi hijo Gabriel y le diré que lo amo con toda mi alma.

Hoy mis otros soles requieren de mi amor, que los guie.

Y yo quiero vivir y abrazar la vida.

Es tiempo de seguir adelante. Es tiempo de vivir. Es tiempo de crear y ser felices.

Las cicatrices sanan, solo queda la huella imborrable.

Pero la única elección valida hoy es la vida.

Comentar este post