ascencion espiritual y planetaria

queridos amigos comparto con ustedes este libro que puede dar luz, y dar respuesta a algunas preguntas

LA NUEVA TIERRA
La Ascensión del Planeta Tierra

 

 

Libro I:
EL ALTO CONOCIMIENTO ESPIRITUAL
(5ª edición – 1999)
por Lawrence & Michael Sartorius
(a excepción de notas acreditadas)

Traducción: Martha Sánchez Llambi
ballenas2012@prodigy.net.mx
0211



Capítulo 1: CREACION
Capítulo 2: EVOLUCION
Capítulo 3: VIBRACION Y DENSIDAD
Capítulo 4: NUESTRO YO SUPERIOR Y GUIAS
Capítulo 5: UN PLANETA PARA APRENDER
Capítulo 6: KARMA Y REENCARNACION
Capítulo 7: MUERTE Y RETROSPECCIÓN
Capítulo 8: NACIMIENTO Y CRECIMIENTO
Capítulo 9: REGRESANDO A LA UNIDAD

 

CAPITULO 1: CREACION

 

La creación, en el sentido de nuestra actual fase de evolución, es decir, nuestra 'parte' del proceso Creativo, puede ser vista en tres etapas, que pueden llamarse mental, física y espiritual. La primera etapa es el Pensamiento o Plan. La segunda involucra la manifestación de la materia sólida. Y en la tercera, se agrega la fuerza de la Vida para que, 'basada' y radicando en la materia creada, 'chispas' individuales de Fuerza-de-Vida, puedan evolucionar, interactuar y contribuir al proceso creativo.

El origen de toda creación es la energía pura de pensamiento. Nada puede existir, o ser creado o manifestado sin antes tener su origen primario en forma de pensamiento. Esto lo podemos ver en nuestra vida cotidiana y en nuestras actividades, desde planes sociales y horarios de trabajo hasta el diseño de un producto o la construcción de un edificio. Nada puede manifestarse físicamente sin haber sido antes conceptualizado en forma de pensamiento. Primero planificamos, luego creamos. El pensamiento es una fuerza, un poder que precede toda acción, toda creación en cualquier nivel. Y el Origen de todo Pensamiento dentro de nuestro Cosmos actual es el Ser que llamamos Dios, nuestro Creador Primario. Nuestro Creador Primario es la fuente de la 'Fuerza de Pensamiento' original. Él se manifestó en algún punto que desconocemos dentro del enorme 'Vacío' de nuestro Cosmos, aunque Él mismo era posiblemente parte de un Cosmos o Entidad Cósmica todavía un mayor. Él inició Su primera fase de la creación proyectando Su 'fuerza de pensamiento' dentro del Gran Vacío Oscuro que le rodeaba, creando con ello una matriz alrededor Suyo de 'Mundos de Materia' en expansión. Estos fueron creados inicialmente fuera de la energía de la Luz, habiendo descendido ella misma de la frecuencia de la Fuerza de Pensamiento Creador original. Esta fuerza-de-Luz pudo entonces disminuir su frecuencia todavía más para la creación de materia y de mundos más sólidos.

 

Finalmente, Él proyectó - dentro de estos mundos de materia recientemente creados - unidades de Sus propias células de Conciencia, que crecerían y evolucionarían a su vez fuera de Él, agregando un elemento espiritual a los mundos de Materia Creada. A través de sus múltiples interacciones y experiencias de vida en estos mundos de materia, estas unidades crecerían en conocimiento y estado de conciencia, y esas conciencias evolucionadas podrían entonces ser agregadas a Su Propia Conciencia en continua evolución, permitiendo expandirse dentro de una Entidad todavía mayor.

"El Creador, en un determinado punto de Su evolución, dijo: "Quiero explorar todo; quiero aprender; quiero conocer; quiero comprender todo." Y virtualmente Él lo comprende todo, pero también Él quiere expandirse. El Creador se está expandiendo – existe siempre un proceso de alumbramiento, de descubrimiento, en espiral, que se está desplegando en el nivel más alto. Y Él estableció un sistema, y ese sistema lanza lo que ya ha sido integrado a otro nivel, para que Él pueda explorar ese nuevo nivel y aprender de él".

 

[Maestro Vywamus – Canalizado por Janet McClure en "Prelude To Ascension", publicado en 1996 por Light Technology Publishing, P.O.Box 1526, Sedona, Az 86339.]

Antes de comenzar esta nueva fase de la Creación - a Su derredor - de Mundos de Materia, el Creador estableció una 'Barrera de Limitación' circundante conocida dentro del esoterismo como el 'Anillo-No-Pasa'. Sin esta Barrera de Limitación, Su Fuerza de Pensamiento, proyectada dentro del Vacío que le rodeaba, habría sido totalmente disipada, su energía estaría perdida en la vastedad del espacio y, por ende, ninguna Creación efectiva hubiera sido posible.

La continua proyección hacia afuera de la energía de Pensamiento del Creador contra el Anillo-No-Pasa establece un ciclo constante de flujo de energía de Pensamiento hacia afuera y de vuelta. Esto se manifiesta como un ciclo rápido alternado de fuerza, una ola de frecuencia vibratoria positiva-negativa. Esta es la "fuerza motriz" de todo lo que conocemos como Creación; toda vida y 'materia' dentro de nuestro Cosmos vibra en una frecuencia particular, o responde a un rango específico de vibración.

La fuerza de pensamiento del Creador que sale y regresa es el origen de dos polaridades en oposición que existen en toda la Creación: la positiva y la negativa. Estas dos polaridades son un componente fundamental básico de toda la Creación y todo se manifiesta dentro de esta dualidad de energía: una fuerza positiva en oposición a una fuerza negativa. La fuerza negativa por sí misma actúa como un 'bloque de empuje' contra la cuál la fuerza positiva puede entonces manifestarse como 'materia'.

La segunda etapa de la Creación, la manifestación de lo que llamamos 'materia', surge de la interacción entre las olas de Pensamiento vibrante que sale y regresa, y que se ralentiza cuando sale y entra dentro de la frecuencia vibratoria de la Luz.

En el punto en que estos ciclos de fuerza positiva y negativa se encuentran al salir y regresar, lo hacen interactuando en el punto de intersección y entonces causan un 'cierre' de fuerza, una 'ola constante' de dos fuerzas de luz en direcciones opuestas que neutralizan el paso de cada una a través del espacio. Este 'cierre' de fuerza permite, entonces, a través de una combinación de atracción y repulsión, el acrecentamiento de material estacionario de 'materia' conocido por nosotros como átomos. Estos átomos atraen otros átomos al establecer órbitas de 'cierre' de atracción-repulsión magnético. Otros incrementos mayores de átomos son entonces atraídos para construir más 'materia' y así el proceso continúa. Es este proceso básico de 'crecimiento sobre crecimiento' el responsable de la existencia y el crecimiento continuo de todos los mundos materiales más sólidos a nuestro alrededor.

A medida que la vibración de Pensamiento saliente-entrante, con su resultante creación de materia, se convierte en una acumulación de compleja materialidad, siempre en aumento, que expande la Creación más y más allá de su Centro de Origen, así su rango vibratorio es progresivamente retardado. Estas reducciones progresivas en el rango vibratorio en turno causan que el Pensamiento-Puro se manifieste en una mayor densidad y solidez de forma material, dependiendo de su 'rango' o distancia del Centro de Pensamiento.

Por lo tanto, mirando o visualizando el Centro de Pensamiento con sus Vibraciones de Pensamiento creadoras de vida y energía, que salen y regresan, podemos visualizar aún más estos rangos de Vibración que se debilitan, que pierden fuerza a medida que se alejan más y más del Centro. Podemos, convenientemente, 'dibujar' tres círculos de radio en ampliación, como las ondas en una charca, representando los tres niveles mayores de vibración/densidad. o Planos de la Creación, que con el tiempo se han desarrollado entre el Centro de Pensamiento y el Anillo-No-Pasa exterior. Estos tres círculos, niveles o planos de existencia pueden ser identificados como: El Plano de Luz Espiritual cercano al Centro, luego el Plano Etérico, y el mas lejano del Centro como el Plano Físico denso.

El primer 'rango' de expansión de la Fuerza de Pensamiento del Creador que sale para aumentar la complejidad de la Creación, ha disminuido la frecuencia vibratoria de la energía-de-pensamiento a solo Luz Pura. Este nivel espiritual todavía elevado se expresa como una luminosidad blanca-dorada que se irradia desde el Centro del Pensamiento, el 'Sol Central' del Cosmos que conocemos. Por lo tanto, el Pensamiento Puro es ahora transmutado a una vibración de Luz y se manifiesta como una Fuerza de Luz electromagnética positiva-negativa. Esta vibrante Fuerza de Luz electromagnética expresa el mismo patrón que existe en toda la Creación inferior: electrones y protones oscilando alrededor de un núcleo para crear un átomo, y los átomos agrupándose para formar moléculas más grandes.

El siguiente gran paso hacia abajo desde los altos planos espirituales de Luz Pura hacia los mundos de incrementada complejidad es el 'Plano Etérico'. La energía-pensamiento de Luz Pura de baja vibración es ahora disminuida al nivel de vibración 'etérica', la 'materia' aglutinada que a nuestros densos sentidos físicos parecería como una forma de materia tenue y distante, capaz de interpenetrar nuestra propia materia física. La materia etérica es también conocida por nuestros científicos de lo oculto en la Tierra como el Éter, un fluido electromagnético o continuum que interpenetra todos los cuerpos celestes y el espacio exterior, así como toda materia física.

Finalmente viene el plano de densidad más baja de todas, con la solidez más grande material creada: el denso Plano Físico con el que estamos bien familiarizados aquí en la Tierra. Este plano exhibe todos los patrones fundamentales de materia creada en su nivel más básico, demostrando los verdaderos "bloques de construcción" de la Creación. De esta manera, provee un ambiente para aquellos que deseen explorar las profundidades del proceso creativo, para examinar el intricado patrón de materia en mayor y más completo detalle.

Por lo tanto, de los ciclos de Pensamiento Puro que entran y salen, y la interacción entre ellos, tenemos la Creación de la Materia, variando en densidad a medida que se aleja del Centro.. Tres niveles mayores de densidad han sido identificados; éstos, a su vez, brindan "niveles" diferentes de materia, cada uno adecuado a un nivel o a una fase de evolución diferente.

Este patrón básico de un Centro de Luz-Pura con radiación hacia el exterior es repetido muchas veces. El Gran Sol Central irradia una intensa fuerza de Luz a través del Cosmos. Alrededor de este Gran Sol Central orbitan una docena de Universos totales conocidos, cada uno con su propio Sol Central alrededor del cual completan su órbita un sistema de galaxias aún más lejano. Y alrededor de cada Sol Central Galáctico de una Galaxia existen millones de sistemas solares en órbita, de nuevo, cada uno con su propio Sol Central alrededor del cual también efectúan sus órbitas sus planetas deshabitados. El mismo orden de diferentes planos de densidad también rodea e interpenetra cada punto focal de energía de pensamiento, es decir, cada planeta, sol o cualquier otra esfera celeste.

La tercera etapa del proceso creativo básico involucra el "aliento de vida" espiritual, la manifestación de formas de vida espiritualizadas que pueden, ellas mismas, crecer, crear, interactuar, experimentar y contribuir a la Fuerza y Flujo Universal Creativo.

El gran 'Plan Divino' del Creador ha sido el introducir en su matriz de Mundos de Materia creados, elementos 'Espirituales' de Su propio Ser, partes de Su propio Espíritu-Conciencia proyectados fuera de sí mismo. Por lo tanto, Él ha dado a luz partes de Sus propias células como 'Chispas de Espíritu' en evolución y las ha enviado al exterior en un largo 'arco' de evolución, hacia abajo, a través de mundos de 'materia' creada, para aprender desde su complejidad, y para que se conviertan en Seres totalmente desarrollados, pero conscientemente separados. Al observar sus variadas interacciones – uno con el otro y con todo lo que les rodea en los mundos de materialidad, y a partir de sus experiencias subsecuentes y lecciones aprendidas, Él tiene la capacidad de expandir Su propio conocimiento y crecimiento hacia nuevas posibilidades "fuera" de Sí mismo.

Lanzadas hacia esas matrices de materia aún en desarrollo, las primeras 'Chispas de Espíritu' creadas a partir del Plano de Luz más alto, como los Seres de Luz o 'Elohims' originales, empezaron - gracias al impulso y conducción del Creador - a co-crear los primeros mundos materiales de baja evolución de formas líquidas y sólidas.

Estos seres de Luz Originales fueron alentados, después de haber co-creado mundos materiales, a dar a luz a otras extensiones de espíritu/luz de ellos mismos. Así fue creada una creciente jerarquía de almas que se iban a embarcar en el gran ciclo de Evolución, lejos de la unidad del Creador, a través de mundos de materia y, eventualmente, regresar a la unidad del Creador como individuos totalmente conscientes y alertas. Estos espíritus/almas en evolución iban a crear, durante su largo descenso, más y más mundos materiales complejos y densos para habitarlos y experimentar la riqueza de la vida, y también dar a luz a todavía más extensiones-de-alma de ellos mismos como niños de su propio espíritu. Y así fue que con el tiempo esos vastos universos se fueron desarrollando, cada uno conteniendo millones de Galaxias, y dentro de cada Galaxia, grandes números de Sistemas Solares provistos de sus propios complementarios y circundantes Planetas habitados y almas individualizadas.

Desde el principio, el Creador también dio a luz una jerarquía especial de Ángeles y Arcángeles como un equipo de 'Servidores de la Creación' que se iría desarrollando por separado. Estos habrían de actuar como Mensajeros Celestiales para asegurar el mantenimiento vital de nutrición y crecimiento de todas las formas de materia creada en los diversos Universos. Al servir como dedicados y constantes Servidores de la Creación, no se les ha dado la misma latitud de 'libre albedrío' para apartarse y explorar fuera del Gran Plan Evolutivo del Creador, como nos es permitido a nosotros - almas en evolución – por medio del aprendizaje a partir de la dualidad del 'bien' y el 'mal'.

En la Tierra tenemos muchas órdenes inferiores de este Reino Angélico que trabajan para nuestro beneficio de manera invisible; aquí son conocidos como la Evolución Dévica. Por ejemplo, uno de los grupos principales dentro del mundo de la naturaleza es el Reino Elemental, cuya tarea principal es la de asistir al crecimiento y mantenimiento de los Reinos Mineral y Vegetal. Estos son los Espíritus de la Naturaleza, los Elementales y las Hadas, visibles únicamente a aquellos humanos con vista 'psíquica'.

Después de un largo período de evolución la primera ola de Elohims – almas/espíritu –, en su descenso desde el camino de exploración y evolución de los altos Planos Espirituales de Luz originales, crearon el nivel inferior del Plano Etérico. Aquí, a través de eones de tiempo también crearon los reinos Etéricos mineral, animal, vegetal y humano sobre planetas etéricos, en donde la vida era todavía relativamente espiritual, pacífica y fácil de vivir. Sin embargo, estas almas/espíritu mayores sintieron otro impulso que fue el de sondear más allá hacia una mayor complejidad material dentro de sus exploraciones de vida camino abajo en el arco de la evolución. Por lo tanto, a través de un largo período de tiempo, crearon todavía una mayor y mas densa forma de materia de un rango vibratorio mas bajo que incluyera otros mundos habitados. De esta manera el Plano Físico denso fue desarrollado, éste que habitamos actualmente llamado Tierra así como otros planetas físicos.

Cuando estos Co-Creadores colonizadores comenzaron a crear un planeta físico como la Tierra, tuvieron que partir desde los patrones fundamentales de la creación que involucraban una mayor complejidad atómica. Tuvieron que hacerlo desde lo más básico de la Creación al crear 'glóbulos' de materia primitiva en evolución, tales como las amebas y una vida vegetal muy simple. Al paso de millones de años ellos gradualmente pudieron construir una vida mineral y vegetal más desarrollada que iba creciendo en complejidad, en detalle y en refinamiento. Los resultados pueden ser vistos ahora en la sorprendente variedad, valor y belleza de la vida mineral, vegetal y animal que nos rodea aquí en la Tierra. Aunque podamos imaginar irreflexivamente que eso 'simplemente sucedió', cada árbol, flor, mariposa, animal y ser humano terrestre ha sido amorosamente 'diseñado' y los Creadores Elohims originales que surgieron de niveles espirituales más altos les dieron un método para propagarse y crecer.

Dentro de estos nuevos mundos de materia inferior, capaces de sostener más y más formas complejas de vida, los Espíritus Mayores dieron a luz otras oleadas de jóvenes extensiones-de-alma de ellos mismos, destinadas eventualmente a continuar el proceso de su creación sobre estos nuevos niveles inferiores. Las Almas Mayores entonces tendrían la capacidad de aprender aun más de las experiencias de su progenie en espíritu. A través de este largo proceso de vivir y crear en densos mundos físicos, todas las almas, jóvenes y viejas, desarrollaban una cada vez mayor conciencia de ser un yo-individual separado de la propia conciencia del Creador. Mediante este aprendizaje de nuevas y contrarias alternativas, la difícil selección y las dolorosas lecciones de planos inferiores, todos iban a evolucionar eventualmente en Seres conscientes y sabios, merecedores de convertirse en co-creadores junto al Creador.

Y así, mientras las últimas oleadas de almas seguían descendiendo a estos bajos mundos de materia, experimentando y siendo afectadas por la densidad vibracional aumentada y la complejidad que les rodeaba, iban desarrollando un fuerte y creciente sentido de individualidad separada del Creador, un fuerte sentido del yo separado e independiente de la propia Conciencia del Creador.

Esta especie de identidad individual, del yo individualizado, con el tiempo se convirtió en un gran conflicto entre el Yo y la Unidad del Creador, entre la Materia y el Espíritu. Este conflicto es actualmente la etapa dominante de la evolución que se experimenta aquí y ahora en la Tierra.

Este conflicto ha surgido como resultado de, o la expresión del don del Creador llamado libre albedrío o libertad de selección, por el que Él ha permitido a las almas exploradoras salientes tomar su propio camino de evolución, para experimentar, para explorar sus propias direcciones evolutivas y, consecuentemente, cometer sus propios errores para llegar al 'fin del camino' evolutivo. La intención siempre fue que ellos encontraran su propia dirección evolutiva influenciados en lo posible por la propia y pre-determinada Voluntad y Conciencia del Creador.

Sólo a través de este proceso seremos verdaderamente capaces de adquirir una profunda sabiduría; debemos tomar nuestras propias decisiones y aprender de nuestros propios errores y los consiguientes efectos, buenos o malos. Al mismo tiempo, la propia conciencia del Creador y su conocimiento están siendo ampliamente expandidos a medida que nuestras múltiples experiencias van hacia Él. Estos actos de co-creación ayudan a expandir y desarrollar aun más el Cosmos del Creador para lograr una mayor Entidad combinada, dentro del profundo Vacío que nos rodea.

Sin embargo, este 'don' del libre albedrío puede ser visto en ocasiones aquí en la Tierra como una maldición, cuando vemos el daño que hemos hecho al usarlo. Pero también debemos ver el lado positivo de su potencialidad a medida que reconocemos y desarrollamos la creatividad individual del hombre ligado a la Tierra en el campo de la arquitectura, el arte, la música, literatura e ideas. E incluso el 'mal' que hacemos; las guerras, conflictos y la destrucción del medio ambiente, nos enseñará valiosas lecciones que tendrán como resultado una sabiduría más profunda. En última instancia, debemos ver el libre albedrío y nuestras posibilidades creadoras como son vistas ya en niveles más altos: un regalo Cósmico que nos ha sido dado como un experimento de la Creación Divina.

A medida que aprendemos a discriminar entre el Camino del Interés Personal y el Camino de la Ley Universal, de la misma manera crecemos en la sabiduría que da la experiencia. Con esa sabiduría seremos al final 'calificados' para co-crear a niveles más altos, con el poder, el privilegio y la responsabilidad de un juicio independiente. Aunque este estado de sabiduría puede estar todavía muy lejos, podemos, sin embargo, mantenerlo frente a nosotros como una inspiración y un objetivo luminoso.

"Esta Tierra es un lugar muy especial. Habéis recibido los dones supremos del Dios-Mente: la divinidad, la creatividad, y el libre albedrío. Sois, en esencia, Dioses en proceso y esta Tierra es una escuela para Dioses. Sois altamente privilegiados al encarnar en Ella, al ser parte de la escuela de la Tierra y al avanzar vuestras conciencias espirituales a través del ejercicio de esos talentos Cósmicos. Existen muchos Seres en otros planetas a quienes no se les permite alcanzar la conciencia de esta manera. Ahora podéis ver po qué la Tierra es vista con envidia por otros planetas en el Sistema Solar, porque no todos ellos poseen ese poder De hecho, tenéis el poder y el destino para dejar atrás cualquier otro plano de conciencia dentro del Cuerpo Solar si tan solo pudierais someter vuestro ser y dirigirlo con sabiduría y amor."

[El Maestro ZEN TAO, canalizado a través del Centro Ramala, Glastonbury.]